Si no quieres que tu bebé pase frío o esté sobreabrigado, aquí te ayudaremos.

Los recién nacidos tienen la capacidad de producir calor de manera limitada. Además su piel es muy delgada y tienen poca grasa subcutánea por lo que pierden calor fácilmente. Debemos abrigarlos, pero no en exceso.

Abrigarlos demasiado puede producirles fiebre e incluso los puede llegar a deshidratar. Si suda más de lo debido, empapará la ropa y esa humedad afectará su salud.

Truco para detectar si tu bebé tiene frío:

No te guíes por la temperatura de manos o pies. La mayoría de los bebés suelen tener las manos y pies frío, ya que su circulación sanguínea todavía no está plenamente desarrollada.

La mejor manera para saber si el bebé tiene frío es sintiendo la temperatura en la nuca y el cuello y miras sus cachetes, si estás muy rosados puede que tenga mucho calor.

Por las noches nuestros peques pueden pasar frío, por lo que es importante colocarles el mejor invento el mundo: el saquito de dormir! Éste les brinda abrigo con total seguridad, sin necesidad de taparlos con una manta.

Si sabes de lo que hablo, me darás la razón. Y si aún no lo has probando en tus hijos, es el momento de hacerlo.

Team Baby Baloo